Cooperativa de Editores de Medios de Buenos Aires
Cooperativa Editores de Medios BA

Impulsan una ley para ampliar la Escuela de Cerámica de Almagro

Las legisladoras porteñas María Bielli, Lorena Pokoik y Victoria Montenegro (Frente de Todos) presentaron un proyecto para ampliar la Escuela de Cerámica N°1, emplazada desde su fundación en la calle Bulnes N° 45. Se propone expropiar el inmueble lindero, de Bulnes N° 23-27, actualmente abandonado y que antaño sirvió como taller mecánico.

“Los bienes expropiados serán exclusivamente destinados para la ampliación de la Escuela de Cerámica N°1, emplazada desde su fundación en la calle Bulnes N° 45. La autoridad de aplicación deberá proceder al acondicionamiento y puesta en valor interior y exterior del inmueble a fin de garantizar su funcionamiento como establecimiento educativo”, plantea la ley y suma: “Inaugurado el edificio aledaño, la autoridad de aplicación deberá proceder a realizar las refacciones necesarias en el edificio original de la Escuela, conservando y poniendo en valor su patrimonio histórico donde funciona, desde su inauguración el Taller”.

Ya existe un petitorio de ampliación elaborado por las familias de la escuela, el cual cuenta con firmas de padres y madres de estudiantes, y de docentes.

Las legisladoras fundamentan: “La comunidad educativa de la Escuela de Cerámica N° 1 viene realizando distintas actividades de visibilización del reclamo por mejoras edilicias. El fallo de la jueza de primera instancia en lo contencioso administrativo, Paola Cabezas Cescato, a favor del amparo presentado por padres y madres de estudiantes de la escuela, quienes por razones de seguridad demandan la intervención del Ejecutivo, instándolo a cumplir con su obligación de garantizar el derecho la educación en condiciones dignas y con perspectiva inclusiva. A ellos y ellas se suma ahora la sentencia (N° A2643-2016/0) que ordena al ejecutivo presentar un plan de acción –cuyo plazo vencía el 20 de mayo de 2018- para proceder a efectuar los trabajos pendientes de ejecución con relación a las vías de evacuación y circulación, revestimientos contra incendios, y sistema de detección de humo”.

“También es preocupante el estado del primer piso, cuya estructura de madera cuenta ya con muchos años, y en la medida en que la escuela se ha visto obligada a alojar allí más mesas de trabajo para el desarrollo asignaturas en simultáneo. Actualmente, más de 120 personas circulan, teniendo en cuenta el Bachiller Especializado en Cerámica (BEC) , Técnico en Cerámica Artística (TCA) y Auxiliares de Alfarería, Decoración, Modelado, Mordería, Esmalte sobre Metales y Vidrio”, agregan.

“Con el crecimiento sostenido de la matrícula, por un lado, y la reformas en los planes de estudio que suman instancias curriculares, que demandan espacios físicos específicos para el dictado de las mismas; se ve al momento una serias dificultades para congeniar la distribución de los espacios para las actividades curriculares y la necesidades propias del “estar” en la escuela, habitar la escuela, disfrutar la escuela. El taller, por ejemplo, es un espacio abierto en el que se trabaja con arcilla, pigmentos, esmaltes, etc., y con ruidos propios de la manipulación de los materiales y herramientas; por lo tanto, su infraestructura, es inadecuada para el dictado de materias como inglés, matemática, etc., que requieren otras condiciones de trabajo tanto para docentes como para estudiantes”, precisan.

“Por otro lado, el faltante de espacios para el dictado de las materias de las diferentes especialidades artísticas, ya que la escuela pasó de Bachiller con Orientación Artística a Bachillerato Especializado en Cerámica. Además de las horas de bachiller, que se vieron incrementadas en carga horaria por los sucesivos planes educativas, primeramente Nueva Escuela Secundaria (NES) y con posteriori Secundaria del Futuro (SF). Las materias del BEC suman más materias nuevas de la especialidad, pese a no estar procuradas las condiciones edilicias para su dictado. De igual forma, pasa con el dictado de materias de los Técnicos y Auxiliares, donde los espacios por ejemplo, para la formación de Vitral, son demasiado reducidos para un desempeño adecuado de las clases”.

“Como referencia podemos precisar que de los tres turnos: mañana, tarde y noche, el BEC tiene, 5 años, con 17 divisiones, cursada de lunes a viernes con contratarnos; el TCA, 3 años por turno, 11 divisiones, cursada de lunes a viernes; y los Auxiliares de 5 especificidades, 2 años por turno, 22 divisiones, cursada de 3 días por semana. Las condiciones climáticas que se presentan día a día, determinan la realización o no de las actividades institucionales masivas como actos y jornadas, pero también las actividades cotidianas de esparcimiento y almuerzo de los estudiantes, ya que todas estas se realizan en el patio central descubierto. En esto, es de considerar que la intensificación de la carga horaria por la especificidad de la formación que brinda la institución, hace que los/as estudiantes tengan todos los días actividades en contra turno, de modo que el almuerzo se toma en la escuela”.

“Por otro lado, los directivos de la escuela, han destacado la precarización nutricional y la insuficiente asignación, de las viandas que reciben. Aproximadamente se reciben, 100 unidades, para 350 estudiantes (solamente del BEC), sin contar al estudiantado del Técnico y Auxiliares, que en total suman aproximadamente 650 estudiantes. A la provisión escasa, entonces, se suma la necesidad imperiosa de contar con un espacio del comedor para poder implementar la vianda caliente”.

“También resulta insoslayable la necesidad de contar con un Salón de Usos Múltiples, por un lado, para las actividades institucionales en el taller, y por el otro, atendiendo a los requerimientos de las actividades de Educación Física: actualmente los/as estudiantes se trasladan a tres predios de carácter privado, Nueva Generación, Estrella de Boedo y Costas, siendo este último el único que se ubica en las inmediaciones a la escuela. La seguridad que implican los traslados de los alumnos hasta los predios sin acompañamiento de adultos/as la escuela, entra en cuestión”.

“Por último, la necesidad de acrecentar el número de aulas para contener la cantidad de materias que se dictan en simultáneo es imperiosa. La ampliación, también, le permitiría a la escuela aumentar las vacantes disponibles, ya que en las inscripciones de los últimos dos años, quedaron aproximadamente 100 adolescentes ingresantes fuera de la matrícula. La falta de espacio físico adecuado erradica la posibilidad de que las comunas del sur y centro de la CABA puedan acceder a trayectos de especialidad en educación artística”.

“Para finalizar, la ampliación de la Escuela de Cerámica N° 1 anexando el predio lindero, según se propone en el presente, permitiría no interrumpir la actividad diaria escolar en el proceso, lo cual evitaría o al menos mitigaría los malestares que puedan suscitar el convivir con obras de refacción con sus concomitantes riesgos de accidentes. No interrumpir el ciclo lectivo es una obligación del Ministerio de Educación; la presente propuesta aporta la ventaja de permitir un plan de acción de mejoras edilicias por etapas: una primera etapa de ampliación de la escuela, una segunda etapa de acondicionamiento y refacción del edificio actual, en particular el espacio de Taller, el cual reviste un interés histórico particular: fue el semillero de muchos/as artistas argentinos, donde el fundador de la Escuela, Fernando Arranz instaló su taller, y allí se fueron congregando –y refugiando-, viviendo en la casona del frente, y desarrollando su talento en el galpón del fondo que supo ser un teatro en las primeras décadas del siglo XX. La escuela conserva, intactos y en perfecto funcionamiento, los tornos construidos por aquellos/as; las fórmulas originales de pastas creados por los/as propios/as profesores de la escuela, los hornos de antaño todavía prestos a cocer el arte de estudiantes, docentes y familias de la Escuela de Cerámica N° 1”, concluyen las legisladoras.

J.C.
Foto: Street View

Generated by Feedzy