Cooperativa de Editores de Medios de Buenos Aires
Cooperativa Editores de Medios BA

El Arroyo y el Parque: Buenos Aires Perdida repasó la historia y los cambios en el pulmón verde de Saavedra

La popular cuenta de divulgación histórica y urbana Buenos Aires Perdida (@bsasperdida) dedicó un extenso hilo en la red social Twitter para referirse al pasado del Parque Saavedra, en tiempos en que el arroyo Medrano corría a cielo abierto. El interés del público fue tal que el texto fue compartido cientos de veces y se volvió viral.

“Molinos, puentes levadizos, glorietas… ¿Me creerías que así era el Parque Saavedra?”, introduce el hilo, que habla de un Parque Saavedra que antaño parecía “salido de un cuento de hadas”.

Esta publicación se hizo en medio del revuelo vecinal ante la obra anunciada por el Gobierno porteño para construir el reservorio de agua dentro de este pulmón verde local. “Justamente por estos días hay polémica porque quieren “regenerar” el arroyo, no desentubarlo sino crear uno que reproduzca su curso”, menciona @bsasperdida y cita varios artículos de Saavedra Online, entre ellos el de “Vecinos llaman a participar de la Audiencia Pública para expresarse contra el “arroyo artificial” en Parque Saavedra”.

En tanto, el hilo en Twitter evoca parte de la historia del Parque Saavedra: “El primer nombre de Parque Saavedra fue “Paseo del Lago” y se inauguró el mismo día que se fundó el barrio: el 27 de abril de 1873. Por ese entonces pertenecía al pueblo de Belgrano. Aprovechando la bifurcación del arroyo Medrano (hoy en día entubado) en dos brazos y la formación de un remanso en una parte de su tramo, entre las hoy calles Meliàn y Pinto, se construyó un parque de 126.377 m2 circundado por una zanja inundada por sus aguas”.

Molinos, puentes levadizos, glorietas… ¿Me creerías que así era el Parque Saavedra?
Aprovecho un poco la polémica sobre la “regeneración del arroyo Medrano” para contarles un poco la historia del parque.

Abro pic.twitter.com/Ox9uv2a9un

— Buenos Aires Perdida (@bsasperdida) June 2, 2022

Sobre el mobiliario antiguo, se cita: “Cuando el Medrano estaba al aire libre: la entrada al parque lucía un puente levadizo (que aparentemente estaba en Garcia del Río y Pinto) adornado con glorietas, bustos, estatuas y dos hermosas parejas de leones de hierro”.

También mencionan una edificación que sigue en pie, pero solo en sus cimientos: “Además de la increíble entrada, el parque contaba con al menos un molino holandés.  Aparentemente lo que quedó del molino esta dentro del Club San Jorge. Con el tiempo desapareció la parte superior y se mantuvieron las inferiores, que se usan como depósito. Dicen que en los últimos años se pintó de los colores del club, lo que lo hacen aún más irreconocible”.

Aparentemente lo que quedó del molino esta dentro del Club San Jorge. Con el tiempo desapareció la parte superior y se mantuvieron las inferiores, que se usan como depósito. Dicen que en los últimos años se pintó de los colores del club, lo que lo hacen aún más irreconocible. pic.twitter.com/puDI4lWmiY

— Buenos Aires Perdida (@bsasperdida) June 2, 2022

Otro dato llamativo en nuestros días es que “por el arroyo hasta llegaron a navegar góndolas y botes desde el parque hasta el camino a Santa Fe (hoy Avenida Cabildo), para darle características más espectaculares al paseo”.

“En 1914, cuando Clemente Onelli (naturalista italiano y mayormente conocido por haber sido el director del zoo porteño) era director del parque se creó infraestructura para realizar diversas actividades como teatros para niños y de títeres, pista de baile, pileta, etc.”, se evoca sobre las políticas públicas municipales de aquel entonces.

“En el parque se realizaban todo tipo de actividades deportivas, por lo que en 1924 se le pide al paisajista Jean-Claude Forestier que rediseñe el parque teniendo en cuenta su utilización como espacio de recreación y actividad física”, se añade.

Ya en el cierre del hilo, Buenos Aires Perdida asegura que “con el tiempo se entubó el arroyo Medrano, que causaba tremendas inundaciones en la zona, y fueron desapareciendo las edificaciones que lo hacían parecer salido de un cuento de hadas”.

Esta transición dio lugar al Parque Saavedra contemporáneo que hoy se conoce y que está en boca de buena parte de la población ante la obra para construir un reservorio, la cual es rechazada por diversos sectores ciudadanos e institucionales del barrio.

Siempre algo queda, pese a que pasaron más de cien años: en este caso un baño para señoras pic.twitter.com/gE1Rb6P9pW

— Buenos Aires Perdida (@bsasperdida) June 2, 2022

Fuente: Saavedra Online
Entrada original: El Arroyo y el Parque: Buenos Aires Perdida repasó la historia y los cambios en el pulmón verde de Saavedra